feliz-2022

¡Feliz año 2022!

Creo que todos los “fresh starts” son muy, pero muy buenos, y realmente espero que este 2022 no sea la diferencia en tu vida o en la mía. Como ya hemos platicado en muchos otros posts, siempre es bueno ponerse metas al inicio del año porque traemos la esperanza de una mejor vida, el impulso de querer hacer las cosas diferentes esta vez y la pila recargada por todas las fiestas decembrinas y el contacto con nuestras familias y amigos.

Sin embargo, algo que no hemos dicho es que nuestras metas para este nuevo año 2022 deben de formar parte de un proceso, un proceso de cambio. Existen varias metodologías para plantear estos puntos y que tengan una mayor probabilidad de éxito, pero la que más me gusta a mi es la metodología SMART, que básicamente dice que debemos pensar en cosas específicas, medibles, atractivas, realistas y con una fecha límite o un plazo bien definido (por las siglas en inglés Specific, Measurable, Attractive, Realistic y Time table).

Primero, ¿qué quieres lograr? Hay que poner metas específicas para nuestro año en el dentista, no podemos decir “voy a tener mejor salud”, debemos ir más allá, por ejemplo, “este año voy a ir a revisión y haré todo lo que me recomienden para estar libre de focos de infección” o “durante el 2022 me voy a enfocar en tener un buen aliento”, de esta manera sabrás si durante estos 365 siguientes días conseguiste tu objetivo.

La parte medible casi siempre viene pegada con la específica, de nuevo, al decir “me voy a enfocar en tener un buen aliento en 2022” ya estamos diciendo que lo que vamos a medir será lo agradable de nuestro aliento y para complementar podríamos poder parámetros, como, por ejemplo, mi meta es que mi pareja me diga que 9 de cada 10 veces tengo un aliento fresco o tal vez querer que por lo menos no nos digan que nos huele feo la boca, no importa que no huela bien.

Lo atractivo es un poco “auto explicatorio” ya que es muy rara la persona que busca atención dental para algo que no le interesa, sin embargo, debemos de ser claros que hay procedimientos o partes del proceso de atención que no nos parecen atractivas del todo pero que debemos de hacerlas para poder conseguir algo que sí nos parece atractivo, por ejemplo, para tener un buen aliento debemos de realizarnos limpiezas cada 6 meses y aprender a usar correctamente el cepillo dental, el hilo dental y demás accesorios. Durante los años que he ejercido me he dado cuenta que esta última parte es con la que batallan la mayoría de los pacientes, ya que no existe algo menos sexy que cepillar los dientes 2 veces al día, sobre todo en las noches en las que llegamos fundidos a nuestra casa añorando nuestra cama. 

Realista. Aquí está la clave para tener éxito en todo nuestro 2022, no nada más en las metas dentales que nos pongamos. Tenemos que conocer nuestra situación actual, los recursos con los que contamos para hacer progreso (incluido el tiempo, no hablo nada más del dinero) y los escenarios factibles a tener a finales de 2022. Por ejemplo, no es realista que una persona que jamás haya ido al dentista, que le faltan ya algunos dientes y que quiera colocarse implantes, logre tener una sonrisa Colgate y hermosa durante un año acudiendo a citas cada mes y con un presupuesto limitado, por lo menos no con un proceso bien hecho. Lo que sí pudiera ser realista es que logre librarse de todos los procesos infecciosos y dejar el campo listo para colocar los implantes en 2023. No trato de ponerle límites a nadie, simplemente menciono escenarios que son frecuentes en el consultorio dental.

Tener una fecha límite, que es más que claro que tenemos 365 días o un año para lograrlo. Aquí, personalmente, me gusta dividir aún más mis metas en trimestres o semestres, por ejemplo, en los primeros 3 meses voy a ir a consulta, a hacerme una limpieza y rellenar todas las caries que tenga. En los meses 4 o 5 voy a realizar las endodoncias o extracciones que necesite para estar listo durante el tercer trimestre para colocarme brackets y que mis dientes estén un poco más alineados para las próximas fechas decembrinas. Si se fijan es muy diferente decir “voy a ponerme brackets este año” a plantear todo el proceso que acabo de mencionar y conocer en qué punto debo de estar durante cada mes, y así, poder corregir si es necesario en algún momento clave.

Creo que, para resumir, lo más importante es conocer tu situación actual y esto únicamente se logra acudiendo a consulta, ya que en el consultorio dental podemos analizar tu boca, tomar radiografías, moldes de tu mandíbula y maxilar, podemos tomar fotografías para hacer análisis de tu posible plan de tratamiento, y sobre eso, darte buenas opciones. Después de saber en dónde estás, lo mejor sería saber con qué recursos contamos para poder avanzar y cuáles son tus expectativas y planes para el tratamiento. El resto se da por sí mismo con paciencia y disciplina.

Después de leer esto, ¿qué quieres lograr tú en 2022?

Si te gustaría que hiciera más artículos como este para ayudarte a cuidar de tu boca, comparte la liga con tus amigos y/o familia, ayúdales a cuidar de su boca para que sepan la importancia de ir al dentista.

Muchas gracias por tu atención, ¡te veo la próxima cita!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *