Desde que era pequeño, siempre tuve claro que quería ser útil para la sociedad, como mi papá en su rol de médico, pero nunca tuve la claridad de querer ser odontólogo, hasta muchos años después, con la madurez que la vida me fue otorgando.

“¿Por qué no ser un médico de verdad?” Algunos podrían preguntar, con esa vieja mentalidad que relega la importancia de la salud bucal. Pero para mí, y para muchos de mis colegas, la odontología es mucho más que eso. Es el arte y la ciencia de cuidar una parte vital del cuerpo humano, una ventana a la salud general y la puerta del cuerpo, que, por desgracia, a menudo se pasa por alto.

Crecí en un hogar donde la medicina era una vocación de nacimiento, donde mi padre, como médico, puso la vara muy alta, y mi hermano, a quien admiro mucho, la puso aún más arriba. Sin embargo, incluso entre ellos, a veces se percibía cierta falta de comprensión hacia la odontología y sus alcances dentro de la salud humana.

Mi papá, mi mamá y yo, el día de mi examen profesional de odontología. Fue un gran día.

Pero con el tiempo, me di cuenta de algo crucial: los odontólogos somos médicos del área de la boca. Así como mis colegas médicos desconocen muchos aspectos de la salud oral, nosotros también tenemos mucho que aportar al conocimiento general sobre la salud y el bienestar. Esta comprensión, combinada con la influencia de mi madre, quien siempre me enseñó la importancia de la empatía y la compasión en el trato con los demás, moldeó mi enfoque hacia la odontología.

Decidí que quería destacar, no solo como un dentista competente, sino como un médico especialista en la boca, que abrazaba la ciencia y la humanidad en igual medida. Así nació la visión de “Ir Al Dentista”: hacer odontología científica de una manera humana.

Nuestros valores fundamentales son el compromiso con nuestros pacientes y colaboradores, la empatía hacia ambos y la autodisciplina para superar las expectativas en cada paso del camino. Nos esforzamos por crear un espacio donde las personas no solo reciban tratamiento, sino donde se sientan escuchadas, comprendidas y cuidadas en todo momento.

Mi objetivo es simple pero ambicioso: quiero que las personas no teman ir al dentista, sino que lo vean como una experiencia positiva y enriquecedora. Quiero que cada vez que tengas que “Ir Al Dentista” sea más que un simple procedimiento dental, sino un paso hacia una mejor salud y bienestar general.

En nuestro consultorio, nos esforzamos por ofrecer no solo los mejores tratamientos basados en la evidencia científica disponible, sino también un toque de humanidad y comprensión que haga que cada paciente se sienta como en casa. Porque para nosotros, la odontología no se trata solo de arreglar dientes, sino de devolver sonrisas y mejorar vidas.

Así que la próxima vez que te encuentres frente a la puerta de un consultorio dental, no tengas miedo. En “Ir Al Dentista”, te espera más que un simple tratamiento; te espera una experiencia que cambiará tu forma de ver la salud bucal para siempre.

Nos vemos en la próxima cita,

Dr. Edgar González-Moncayo
Hospital Star Médica Chihuahua
Consultorio 514

Contacto:
Whatsapp: 614.462.5544
Redes Sociales: Ir Al Dentista
Email: edgar@iraldentista.com
Sitio web: www.iraldentista.com

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *